Las miradas

Nunca había visto una mirada tan triste. Las últimas cosechas habían sido muy malas, con lo que los  campesinos, que eran la mayoría de habitantes del reino,  estaban pasándolo mal.img_5562

En aquel momento, también se juntaba la guerra con el reino vecino. Muchas familias habían quedado sin sus padres e hijos, haciéndose cargo de las granjas las madres e hijas.

La mirada que le había llamado la atención era firme.  La chica le sostuvo la mirada, pero en ella, no había odio. Tampoco temor. Lo que destilaba era una profunda pena.

Era lógico, esa mujer, había perdido a su padre y hermano en esa estúpida guerra que enfrentaba a los dos reyes. Nadie recuerda ya el motivo por el que había empezado, pero si seguía la situación así, todo se iría al traste en muy poco tiempo.

Sus ojos estuvieron enlazados tan solo unos segundos, pero a pesar de tan poco tiempo, sintió temor. No físico, puesto que había una cierta distancia entre ambas, pero sí se dio cuenta de todo lo que estaba pasando. En ese momento, se dio cuenta de que las cosas tenían que cambiar. Y lo harían porque ella era quien podía convencer al Rey de lo que había que hacer. Y es que ella… ella era la Princesa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s