Dudas aplazadas

Penélope abrió los ojos. Lentamente. Los volvió a cerrar con parsimonia, pero al final volvió a vencer a la pereza.

img_6276La luz de la mañana de domingo entraba ya por la ventana. Qué bonito era el sol en los días de primavera del pueblo donde vivían.  Hacía tres meses que se habían mudado allí dejando la ciudad fría y oscura del húmedo norte. Ahora, acababan de abrir un pequeño restaurante en aquel paradisíaco lugar que siempre tenía la luz del Mediterráneo. No había más que deudas, pero el negocio había generado expectación en el lugar. Eran los nuevos allí y aunque no había mucho turismo en aquel recóndito lugar, los fines de semana conseguían llenar el local con las propuestas novedosas que Miguel, su pareja, tenía en la  cabeza y que trasladaba desde el fogón a los platos de los cada vez más numerosos clientes.

Hoy no iba a poder ser y mañana tampoco, porque los lunes cerraban. Pero del martes no pasaba. Mientras Miguel se acercase al mercado a comprar la comida para hacer el menú de ese día, ella correría a la farmacia. Estaba al lado. Compraría el test y por fin sabría si para ese invierno sería madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s