Otra vez

No encontraba el zapato. Estaba nerviosa, porque ya llegaba tarde y no tenía muy claro con qué se iba a encontrar. Quizás pudiese tratarse de algo distinto esta vez. Algo que no fuese lo mismo de siempre. Una historia mil veces repetida, como el capítulo inicial de una nueva vida, que nunca llegaba a comenzar.
20131109-175807.jpgHabía dejado a los niños en casa de su madre. Desde entonces, le había dado tiempo a ducharse, luego sesión de maquillaje y después de haberse pasado quince minutos eligiendo qué ponerse, al final se había decidido. No sabía muy bien por qué había tardado tanto en escoger la ropa, teniendo en cuenta que hacía ya tiempo que no se podía permitir el lujo de comprar nada decente.
Un sueldo de cajera de supermercado a tiempo parcial, no daba para mucho. La pensión de alimentos para los hijos que su exmarido tenía que mandarle, casi nunca llegaba, y su madre cobraba una ridiculez, así que había poco que derrochar.
Por fin había encontrado el zapato.
Si al menos la suerte cambiara en algún aspecto de su vida.
Hoy, al igual que los últimos meses, volvía a intentarlo. Cerró la sesión en la web de citas online,  y apagó el ordenador.
Quitó las luces de su piso y se fue, otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s